logo zonadiet.com

Alimentos congelados: ¿Como elegir y conservar mejor?

 Compartir este artículo:

de la sección: Comida


La congelación es un método de conservación del alimento que realizada de manera correcta, conservará todas las cualidades y nutrientes del mismo.
Es muy importante conocer algo más de esta manera de comprar y consumir alimentos ya que, dado el ritmo de vida que llevamos, muchas veces optamos por ellos debido a que ya están limpios, o porque nos ayudan a tener un plato listo en pocos minutos.

Además de la practicidad que un producto o alimento congelado da, no debemos olvidar que la congelación es en sí, una forma o método de conservación del alimento, y si la misma está realizada de manera correcta, conservará todas las cualidades y nutrientes de ese alimento.


Alimentos versus platos congelados


Es necesario hacer una importante aclaración: No es lo mismo un alimento congelado de forma individual como son verduras, carnes, o pescados, que aquellos platos precocidos, preparados o listos para microondas, es decir productos alimenticios ya hechos.

Vegetales congelados

Es muy importante tener en cuenta este comentario, ya que esa oferta de productos alimenticios, no es la adecuada para mantener una dieta saludable y baja en grasas. No hay nada mejor que los alimentos frescos y su posterior preparación en casa, aunque esto suponga disponer de un poco más de tiempo.


Métodos para conservar los alimentos

La gran ventaja de la congelación es que además de conservar los alimentos, evita la proliferación de microorganismos

La congelación y la refrigeración son dos sistemas diferentes de conservar los alimentos mediante el frío.
Mientras que la refrigeración conserva y preserva dificultando la proliferación de microorganismos a una temperatura de entre 3 a 5 ºC, la congelación almacena el alimento durante mucho tiempo a una temperatura de -18ºC.

Congelar es convertir el agua que el alimento posee, en cristales de hielo, quedando el alimento temporalmente deshidratado. Esto es lo que permite un mayor tiempo de conservación.

La gran ventaja de la congelación es que además de conservar los alimentos, evita la proliferación de microorganismos, ya que por debajo de -10ºC, el crecimiento de los mismos se detiene.

Ahora, si el alimento estaba contaminado antes de ser congelado, cuando se descongele seguirá igual. La congelación evita la proliferación de bacterias, pero no las elimina.

El punto de congelación de cada alimento es diferente, ya que el agua de los mismos no es agua pura, sino que contiene sales minerales, azúcares y proteínas suspendidas en un líquido.
De esta manera, la temperatura de congelación varía según la composición del alimento.

Podemos mencionar ejemplos como las frutas y verduras que contienen mucha agua, donde el punto de congelación varía entre los 0 ºC y los -4ºC.
En cambio alimentos con poca cantidad de agua, como los quesos, o aquellos productos precocidos, que antes mencionábamos, tienen su punto de congelación aproximadamente debajo de los -10ºC.


Tanto la congelación, el transporte y la descongelación deben realizarse de manera correcta para garantizar que todas las propiedades nutritivas del alimento queden intactas. En otras palabras para que el valor nutritivo de un congelado sea igual a un alimento fresco, la manipulación desde el comienzo debe ser adecuada, puesto que influye en la calidad final.

La base es que toda congelación se realice de forma rápida, para que se formen pequeños cristales y así no dañar la estructura del alimento.
A mayor velocidad de congelación (cristales pequeños), la calidad del alimento será superior.
Al congelar, el producto o alimento aumenta de volumen, por lo tanto si la congelación la realizamos en casa, hay que poner atención en los envases o recipientes a utilizar.


¿Como elegir un alimento congelado?


El punto mas importante es conocer la calidad del alimento o su óptimo valor nutritivo (aporte nutricional)
Por ello tengamos en cuenta los siguientes puntos a la hora de elegirlos:
  • realizar la compra de congelados en aquellos establecimientos con mucha demanda, es decir con mucho movimiento de productos.
    Muchas ventas, implica que el alimento no permanecen largos períodos de tiempo en las neveras.

  • los envases de estos alimentos o productos deben estar sanos, sin roturas, en perfecto estado y sin escarchas.

  • Ponerlos en el carrito de la compra en el último momento y llegar rápido a casa, para que no comiencen a descongelarse.


Consejos al congelar alimentos en el hogar


En el caso de querer congelar en casa, también debemos tener en cuenta lo siguiente:
    La congelación evita la proliferación de bacterias, pero no las elimina.
  • lo primero es tener congelador y este debe ser de 4 estrellas, si es que queremos congelar, pero para conservar congelados basta con uno de 3 estrellas.

  • envolver el alimento, según sea más conveniente, para evitar quemar o enranciar algunas zonas.

  • el papel transparente es adecuado para verduras y frutas, en cambio el de aluminio es para carnes y pescados.

  • la carne debe congelarse siempre deshuesada y limpia.

  • los líquidos o zumos deben guardarse en envases plásticos, pero sin llenarlos al tope, ya que el volumen aumenta un 10% tras la congelación.

  • el pan y la bollería se congelan muy bien. Debe hacerse cuando están aún bien tiernos y siempre envueltos. Conviene descongelarlos a temperatura ambiente durante un par de horas. Si es pan en rebanadas lo mejor es congelarlas de a una y envueltas también. Cuando el pan es descongelado al horno queda muy crujiente, pero se endurece al cabo de poco tiempo.

  • los productos de temporada no conviene congelarlos, ya que podemos disponer de ellos frescos, como ser los huevos, la leche y algunas frutas como peras y manzanas.

  • en el caso de congelar huevos, hay que separar las claras de las yemas y guardarlas en bolsitas. A las yemas añadirles un poco de sal o azúcar.

  • si se congelan quesos duros, al cortarlos ya descongelados se desmigajarán.

  • la nata se congela en porciones muy pequeñas y en recipientes cerrados herméticamente.


Recomendaciones al descongelar alimentos


La descongelación, un proceso también muy importante para poder conservar la calidad del alimento, debe cumplir con algunos requisitos o normas:
  • las verduras y demás hortalizas se descongelan en agua hirviendo, en un tiempo muy breve, o también directamente al microondas según las indicaciones que cada producto lleve en el envase.
  • con respecto a las carnes, si los trozos son muy pequeños, pueden cocinarse directamente. De lo contrario se los puede descongelar a temperatura ambiente, o bajarlos primero al frigorífico (es lo más higiénico) lo cual requiere un tiempo superior.
  • lo mismo con los pescados, si es pequeño directamente se cocina, sino la descongelación será en la parte baja del frigorífico o nevera.
  • no es adecuado descongelar los alimentos directamente bajo el chorro de agua, debido a que la misma arrastrará con algunos nutrientes. Si así se hiciera, el alimento siempre debe permanecer envuelto, para que de esta manera el agua no toque de forma directa el alimento.


Podemos concluir dejando bien claro que además de la practicidad de este tipo de productos y alimentos, si todo el proceso fue llevado a cabo correctamente, la calidad nutritiva es igual a la de un producto o alimento fresco.


Compartir este artículo:


   Para conocer la información apropiada a su perfil particular, visite a un profesional de la salud
Controle periodicamente su estado de salud. No se base en una sola opinión, consulte varias fuentes de información.
Las opiniones vertidas son responsabilidad de sus respectivos autores.
No mencionamos algo de su interés? Encontró algún problema en esta página? Haga click aqui para Contactarnos
También puede encontrarnos en Google+ y en Facebook
La utilización de este sitio implica la aceptación de los términos y condiciones.
Absolutamente prohibida la copia y/o reproducción total o parcial de los contenidos de esta página.
©1999-2014 Zonadiet.com - ZNDT Inc. Todos los derechos reservados.