zonadiet.com

El ejercicio y el consumo de vitaminas y minerales.

 Compartir este artículo:

de la sección: Deportes


Una pregunta que suele aparecer con frecuencia en personas activas o que practican algún deporte, es si el hecho de la práctica incrementa su requerimiento diario de vitaminas y minerales.

remo en kayakLa respuesta para la mayoría de los casos es negativa.
No debemos suplementar nuestra alimentación con grageas multivitaminizadas.

Realizar ejercicio físico consume calorías, pero no consume vitaminas o minerales. Actualmente no existen pruebas concluyentes afirmando que una persona que se alimente correctamente mejore su rendimiento a través de una suplementación vitaminica.


Ejercicio y alimentación


Un factor a tener en cuenta es que la mayoría de las personas deportistas o activas, también cuidan su alimentación y suelen tener más apetito que aquellas sedentarias.
Esta ingesta adicional de alimentos de buena calidad, implica nutrientes naturales de buena calidad y por ello una cantidad correcta de vitaminas y minerales.

De esta forma la ingesta de vitamínas y minerales incluso suele estar por encima de las necesidades diarias, pero jamás en casos de carencia o defecto.
De más está decir que las carencias están presentes en situaciones, por ejemplo, de sedentarismo e inapetencia, como es el caso de las personas de edad avanzada.


Nuestro organismo tiene la capacidad de almacenar cierta cantidad de vitaminas. Por esto, si un día no ingerimos lo recomendado, no padecemos ninguna deficiencia nutricional.
Esas carencias que mencionamos suelen aparecen transcurridos meses o años. Nunca surgen de la noche a la mañana, sino que surgen por haber llevado a lo largo de cierto tiempo una alimentación inadecuada, ya sea por padecer una enfermedad o por padecer algún trastorno en la alimentación.

Para aquellas personas que les preocupa carecer de vitaminas o minerales, aún llevando una alimentación adecuada, es muy válida la siguiente aclaración:
Nuestro organismo tiene la capacidad de almacenar cierta cantidad de vitaminas, tanto vitaminas liposolubles (en mayor cantidad), como vitaminas hidrosolubles (en menor cantidad). Por esta razón, si un día no ingerimos lo recomendado, no vamos a padecer ninguna deficiencia nutricional.


También gracias al enriquecimiento de casi todos los productos que el mercado actual nos ofrece, en realidad estamos consumiendo un aporte vitamínico y mineral superior al que creemos.

Por lo tanto, si se mantienen unas pautas o hábitos de alimentación adecuados y saludables, estaría de más la adición de complejos multivitaminicos, excepto que un profesional de la salud especificamente lo indique.


Casos donde pueden aparecer carencias vitamínicas


Ahora bien, existen situaciones de riesgo donde se pueden desarrollar carencias nutricionales, con la necesidad entonces de suplementar la dieta:
  • Restricción de alimentos y calorías:
    Personas que realizan dietas hipocalóricas inadecuadas, desequilibradas, poniendo en peligro el estado de salud en general.

  • Desórdenes de la alimentación:
    Anorexia, bulimia, y la combinación de ambas.

  • Trastornos en la deglución:
    Que impiden la correcta alimentación: ancianos, enfermos neurológicos, pacientes hospitalarios, etc.

  • Alergias alimentarias:
    Casos en los cuales se deben excluir ciertos alimentos, por lo tanto se deben buscar fuentes de laboratorio para compensar las carencias.

  • Intolerancia a ciertos alimentos:
    Esto ocurre por ejemplo con la lactosa, entonces la carencia en calcio y carencia de riboflavina, si el médico lo indica, debe solucionarse con suplementos.

  • Embarazo:
    Según prescripción médica, la futura madre puede necesitar suplementación de vitaminas o minerales, generalmente hierro y/o ácido fólico

  • Fases previas al embarazo:
    Cuando existe el deseo de quedar embarazada, la mujer debe consultar al médico, para así asegurarse una dieta rica en ácido fólico y suplementarla con un complejo vitamínico rico en folacina (vitamina del complejo B que previene el riesgo de daño cerebral y el padecimiento de algunas malformaciones en el tubo neural en el feto).

  • Vegetarianos totales o veganos:
    Las dietas vegetarianas que privan absolutamente de alimentos de origen animal suelen provocar carencia de vitamina B12, vitamina D y riboflavina, y si el mismo modo de alimentación se realiza de manera desequilibrada, puede haber deficiencia proteica, de hierro y de cinc.


Para conocer más acerca de las vitaminas y minerales consulte los siguientes vínculos donde puede ver información sobre los requerimientos diarios recomendadas, los alimentos que los contienen, las funciones que cumplen en nuestro organismo, las consecuencias de la carencia y efectos de su ingesta excesiva:

Como conclusión podemos decir que, siempre que nuestra alimentación y hábitos sean saludables, estaremos tomando la cantidad adecuada de vitaminas y minerales.
Entonces solo si existe algún riesgo de carencia donde un profesional de la salud lo indique, se debe hacer suplementación de vitaminas o minerales.

Compartir este artículo:


   Para conocer la información apropiada a su perfil particular, visite a un profesional de la salud
Controle periodicamente su estado de salud. No se base en una sola opinión, consulte varias fuentes de información.
Las opiniones vertidas son responsabilidad de sus respectivos autores.
No mencionamos algo de su interés? Encontró algún problema en esta página? Haga click aqui para Contactarnos
También puede encontrarnos en Google+ y en Facebook
La utilización de este sitio implica la aceptación de los términos y condiciones.
Absolutamente prohibida la copia y/o reproducción total o parcial de los contenidos de esta página.
©1999-2014 Zonadiet.com - ZNDT Inc. Todos los derechos reservados.